Trump, el huevo de la serpiente

•5 diciembre 2016 • Dejar un comentario

 

serpienteCuando nació el fascismo en Alemania, muy pocos intelectuales pudieron mirar la catástrofe moral que llegaba. Quizá sea posible entender esa ceguera imaginándola como la negación del espejo. ¿Cómo mirarnos al espejo si nos devuelve el terror de nosotros mismos?

Hoy, ante la imagen del nuevo presidente de los Estados Unidos, está sucediendo algo equivalente pero no sólo como ceguera moral sino como obsesión política. Una significativa parte de los intelectuales gringos que encuentran la fuerza para pensar a Trump más allá de la vergüenza de sí mismos, sigue confiando en su tradición democrática. Trump es una desgracia, dicen, pero es una desgracia pasajera aunque vaya a tener consecuencias terribles. Trump es una vergüenza, confiesan, pero no cancela la honra de la tradición democrática.

Seguir leyendo ‘Trump, el huevo de la serpiente’

Nosotros, los conspiradores

•19 noviembre 2016 • Dejar un comentario

captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-12-45-13Los conspiradores debieran ser una orden secreta de ciudadanos maquiavélicos manipulando planes para destrozar al gobierno del pueblo más pueblo. Pero como nuestro gobierno es tan sagaz y sus servidores públicos tan extraordinariamente eficientes descubriendo inclusive las conspiraciones mejor escondidas, Bolivia es el primer país del mundo en el que todos los conspiradores terminan siendo personajes públicamente conocidos. Somos subcampeones en corrupción, pero campeones en la develación de las máscaras.

Seguir leyendo ‘Nosotros, los conspiradores’

Bob Dylan

•22 octubre 2016 • Dejar un comentario

dylanCantó muchas cosas, cosas para todos. Pero dijo pocas cosas para sí mismo y de sí mismo, como, excepcionalmente, “soy un artista del trapecio”. Porque Dylan forma parte de esa tan escasa clase de artistas que recorre un camino imposible para que el resto de la humanidad pueda creer en sí misma. Motivo suficiente para merecer un premio Nobel.

Seguir leyendo ‘Bob Dylan’

El duelo

•16 octubre 2016 • 1 comentario

peluche“Hay golpes en la vida, tan fuertes… Yo no sé.
 Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos, 
la resaca de todo lo sufrido 
se empozara en el alma… Yo no sé.

 Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras 
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
 o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

 Son las caídas hondas de los Cristos del alma,
 de alguna fe adorable que el Destino blasfema. 
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones 
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

 Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
 vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como un charco de culpa, en la mirada.

 Hay golpes en la vida, tan fuertes … ¡Yo no sé!” (César Vallejo)

Seguir leyendo ‘El duelo’

Cholas de pasarela

•25 septiembre 2016 • Dejar un comentario

captura-de-pantalla-2016-09-25-a-las-9-55-21-a-mDos cholas luchadoras estuvieron en Madrid (https://youtu.be/e4phtPjviR0) y una chola diseñadora estuvo en Nueva York (http://news.nationalgeographic.com/2016/09/fashion-week-new-york-chola-clothing-bolivia/). Ese mundo cholo forma parte de la globalización en el mismo centro de la globalización. Esta es una observación de hecho. ¿No deberíamos, sin embargo, pensar desde otra perspectiva lo que todos los medios y tantas autoridades celebran? ¿Merece esto celebración?

Seguir leyendo ‘Cholas de pasarela’

La necesidad de Domitila

•15 septiembre 2016 • Dejar un comentario

captura-de-pantalla-2016-09-15-a-las-3-25-51-p-m“El enemigo principal, ¿cuál es? ¿La dictadura militar? ¿La burguesía boliviana? ¿El imperialismo? No, compañeros. Yo quiero decirles estito: nuestro enemigo principal es el miedo. Lo tenemos dentro”. Domitila Barrios realizó su vida combatiendo al miedo. La huelga de hambre que inició junto a otras cuatro mujeres mineras y derrocó a la dictadura de Banzer es la mejor condensación de su lucha contra el miedo.

La vida posterior de Domitila estuvo guiada por otra frase: “Si la mujer está politizada, si ya tiene formación, desde la cuna educa a sus hijos con otras ideas y los hijos serán otra cosa”. De la lucha contra el miedo interior a la emancipación hasta la lucha por la educación política para aprender a vivir por el bien común, todo su compromiso estuvo dedicado al servicio público. Esta actitud complementa la valentía personal y la convierte en responsabilidad pública. Y es precisamente esa vocación de servicio la que separa a ese socialismo auténtico de la estafa moral, económica y política de este gobierno.

Seguir leyendo ‘La necesidad de Domitila’

El genocidio boliviano

•27 agosto 2016 • 1 comentario

calaverasHace un par de meses atrás, la Alcaldía de La Paz hizo semipúblico un documento de diciembre de 2015 en el que explicó la medición de la calidad educativa que realizó en el municipio. Como utilizó la herramienta más reconocida en el mundo para medir las aptitudes de los estudiantes de secundaria –y, con otra herramienta equivalente, evaluó la primaria- los resultados son comparables internacionalmente.

Seguir leyendo ‘El genocidio boliviano’