La izquierda debería abrazar el decrecimiento

•10 diciembre 2015 • Dejar un comentario

colegio mayorComparto este excelente artículo de Giorgos Kallis que explica mucho mejor de lo que yo podría hacerlo una de las alternativas postcapitalistas y, en cierto sentido, postnacionales.

El decrecimiento es un ataque frontal a la ideología del crecimiento económico. Algunos lo llaman una crítica, un eslogan o una “palabra obús”. Otros hablan de la “teoría de” o de la “literatura sobre” decrecimiento o de las “políticas de decrecimiento “. Muchos se ven a sí mismos como el “movimiento del decrecimiento”, o proclaman que viven” de una manera decrecentista”. ¿Qué es el decrecimiento y de dónde viene?

Seguir leyendo ‘La izquierda debería abrazar el decrecimiento’

El tirano colonial

•30 octubre 2015 • Dejar un comentario

lapidaciónNada es más tirano que decir al otro que él no es lo que él decide que es. Como si fuera legítimo, democrático, justo, ético, que alguien fuera de mí decida qué y quién soy. Pero esa lucha es una de las luchas fundamentales de hoy. Pareciera que tiene que ver con las identidades. Claro, pero no es lo más importante. Pareciera, también, que tiene que ver con los derechos. Pero tampoco se reduce a los derechos. Decidir quién soy es hoy la lucha por la sobrevivencia. Individual, obvio, pero sobre todo colectiva.

Hay una ofensiva de aniquilación desde los Estados coloniales. Y no me refiero a los tradicionales, a los de hace quinientos años. Me refiero a los de hoy, a los nuestros, a los latinoamericanos, a los neocoloniales. Pretenden ser los que tienen legitimidad porque tienen el voto (justamente aquellos que sabían que la democracia no se reduce ni se limita al voto). Intentan ser los que poseen la verdad (precisamente ellos, los que sabían de la mentira, del engaño, de la estafa, de la manipulación). Quieren ser la encarnación de la libertad auténtica y verdadera (ellos, los que renegaban de los dogmas, los que reivindicaban la duda como principio de conocimiento). Sí, me refiero a aquellos que se traicionaron a sí mismos. Nuestros Estados neocoloniales nos están aniquilando, encerrando en un nuevo Gulag, asesinando en un nuevo holocausto. Pero ese Gulag no es un terreno con policías y alambres de púas y prisiones colectivas. Ese holocausto no es un horno para hacer jabón. Porque hoy la aniquilación es mucho más sofisticada. Seguir leyendo ‘El tirano colonial’

Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana 2016

•22 octubre 2015 • Dejar un comentario

luz

http://www.jalla-al.org

 

Durante todo el siglo XX la literatura latinoamericana fue construyendo nuestra residencia en la tierra. Recorriendo la distancia desde la colonia hasta la nación, peregrinando por laberintos de soledad, nuestra literatura nos imaginó. Hemos conversado en las catedrales, hemos escrito a los coroneles, hemos creído en las utopías arcaicas, nunca hemos pedido que aparten de nosotros este cáliz, siempre hemos vivido intensamente esta crónica de una vida anunciada. Pero carecíamos de algo fundamental. A pesar de que el poder de nuestra palabra producía inquisiciones y poemas humanos, el viaje a la ficción era un viaje que transcurría en cien años de soledades creadoras. Necesitábamos pensarnos en comunidad para dar gracias por el fuego.

Seguir leyendo ‘Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana 2016’

El tirano voraz

•21 octubre 2015 • Dejar un comentario

muñecas-andinas

Un gran escritor nos convocaba a resistir al tirano porque éste era “alguien criado en sangre, y en sangre asentado”. No sólo criado en la sangre material de los asesinados por el despotismo de su pretendida razón estatal, sino y sobre todo, asentado en la sangre política de un pueblo que resiste. Como la sangre que no se resigna a la sumisión es la raíz de un pueblo político, el tirano se ve obligado a trabajar para extirpar todos los derechos y, muy enfáticamente, los derechos con los que un pueblo construye su libertad que son, claro, los derechos políticos. Pero, y aquí radica la sutileza de un tirano astuto, su voracidad no se alimenta sobre todo de la represión de esos derechos, sino de la sumisión de un pueblo amedrentado. Seguir leyendo ‘El tirano voraz’

La publicidad exótica

•21 octubre 2015 • Dejar un comentario

frankenstein

Bolivia era, apenas, un rincón exótico en el mapa del imperio. Un país convenientemente autoritario pero extrañamente revoltoso; una leyenda de plata y un sospechoso sindicato de estaño, un territorio de narcotraficantes pero también una reserva ecológica. En el mundo del norte sólo existíamos cuando descuartizábamos a Tupaj Katari, teníamos un presidente analfabeto como Melgarejo, matábamos a Butch Cassidy y Sundance Kid, nacionalizábamos las minas, asesinábamos al Che o nacionalizábamos el petróleo, es decir, cuando introdujimos algo de arritmia o algo de espectáculo a su vida política. La única regularidad visible eran las cifras de la pobreza y la única sospecha invisible era la presencia abrumadora de los indios.

Seguir leyendo ‘La publicidad exótica’

Del fútbol al mar

•24 septiembre 2015 • Dejar un comentario

faroUno de los muchísimos sitios de internet referidos al futbol afirma que fue jugado por primera vez en Egipto, como parte de un rito de fertilidad, durante el siglo III antes de Cristo. Y que incluso los guaraníes en el siglo XVII jugaban algo parecido según cuenta un sacerdote jesuita. Que quienes lo reinventaron con ciertas normas básicas fueron los romanos que llevaron esta práctica a Britania. Allí, muchos siglos después, los ingleses formularon un código en 1848 dando lugar a lo que hoy conocemos como futbol. Claro que estos datos no nos dicen casi nada excepto que muchísima gente le ha dedicado muchísimo tiempo. Una pequeña prueba de esto es que en Google el futbol tiene alrededor de 110 000 000 de entradas sólo en los idiomas de Europa Central. O que las cholitas en nuestra región andina y las mujeres iraníes -aún si tienen que jugar con el velo puesto- se apasionan por patear una pelota. Seguir leyendo ‘Del fútbol al mar’

Las rosas de Atacama

•14 mayo 2015 • Dejar un comentario

 

Captura de pantalla 2015-05-14 a la(s) 19.59.11En ese hermoso libro de cuentos que titula Historias marginales, el escritor chileno Luis Sepúlveda comparte la experiencia de vida de un militante socialista que cultiva rosas en el desierto de Atacama. Imaginar esa tarea es, precisamente, la cuestión de fe a la que Sepúlveda consagró su vida en ambos sentidos: diseñar un mundo imposible, un mundo simultáneamente justo y hermoso. De ahí la tristeza que conlleva testimoniar cómo, una vez más, la lógica militar chilena se impone a la extraordinaria solidaridad de su pueblo -el mural que pintó la Brigada Ramona Parra en La Haya estos días, así lo demuestra.

Seguir leyendo ‘Las rosas de Atacama’

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.467 seguidores