IDH 2016

•25 abril 2016 • Dejar un comentario

marioneta-2Días atrás el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo presentó el Informe de Desarrollo Humano en Bolivia correspondiente a 2016. Como es habitual, el coordinador de este Informe enfatizó la virtud reveladora de los hallazgos y su consiguiente aporte a la “construcción de nuevos contenidos en una agenda de desarrollo”. Sin embargo, más allá de observaciones de detalle a la construcción de sus datos, creo que este Informe equivoca de manera sustancial su punto de partida y su recomendación.

Seguir leyendo ‘IDH 2016’

La tentación del linchamiento

•19 marzo 2016 • Dejar un comentario

ambicion1Hace un par de días algunos fanáticos seguidores de un club holandés de futbol cometieron un horrible acto de racismo. La gente que andaba por la plaza mayor de Madrid, como desgraciadamente sucede tan a menudo en esa Europa que revive su colonialismo, miraba ese obsceno espectáculo sin reaccionar. Hasta que apareció este anónimo profesor jubilado de filosofía que increpó a los racistas y que al día siguiente contó porqué hizo lo que hizo:

“Las estaban degradando, las deshumanizaban, las estaban tratando como animales. Pero no quiero que se piense: lo hace porque enseña ética. No, lo hice porque hay cosas que todo ser humano tiene que hacer.”

Seguir leyendo ‘La tentación del linchamiento’

La renuncia de Evo Morales

•15 febrero 2016 • Dejar un comentario
odioHoy cumplo 21 años y mi abuelo decidió regalarme un recuerdo. Me dijo que uno de los momentos más importantes de su vida fue cuando el primer presidente indio, Evo Morales, renunció, y que yo debería saber lo que pasó porque ahí comenzó a ser posible la vida que ahora vivimos.
En la escuela en la que estuve hasta hace algunos años aprendimos a través de la experiencia, de la creatividad, de la empatía, y la historia de una nación con fronteras como alambres de púas y odios entre la gente es algo lejano para mí. Mi abuelo me dijo que él, cuando era joven, creía que lo peor que le podía pasar a una sociedad era una dictadura. Pero que fue durante el gobierno del primer presidente indio, precisamente un gobierno que por su naturaleza política debía ser el más democrático de todos, el momento que se convenció que la democracia no comienza ni termina con el voto, sino que puede degradarse inclusive cuando una mayoría elige su propia desgracia. El nazismo es un excelente ejemplo. Y el gobierno del MAS fue otro ejemplo extremo de cómo pueden pervertirse las ideas más hermosas.

Seguir leyendo ‘La renuncia de Evo Morales’

La izquierda debería abrazar el decrecimiento

•10 diciembre 2015 • Dejar un comentario

colegio mayorComparto este excelente artículo de Giorgos Kallis que explica mucho mejor de lo que yo podría hacerlo una de las alternativas postcapitalistas y, en cierto sentido, postnacionales.

El decrecimiento es un ataque frontal a la ideología del crecimiento económico. Algunos lo llaman una crítica, un eslogan o una “palabra obús”. Otros hablan de la “teoría de” o de la “literatura sobre” decrecimiento o de las “políticas de decrecimiento “. Muchos se ven a sí mismos como el “movimiento del decrecimiento”, o proclaman que viven” de una manera decrecentista”. ¿Qué es el decrecimiento y de dónde viene?

Seguir leyendo ‘La izquierda debería abrazar el decrecimiento’

El tirano colonial

•30 octubre 2015 • Dejar un comentario

lapidaciónNada es más tirano que decir al otro que él no es lo que él decide que es. Como si fuera legítimo, democrático, justo, ético, que alguien fuera de mí decida qué y quién soy. Pero esa lucha es una de las luchas fundamentales de hoy. Pareciera que tiene que ver con las identidades. Claro, pero no es lo más importante. Pareciera, también, que tiene que ver con los derechos. Pero tampoco se reduce a los derechos. Decidir quién soy es hoy la lucha por la sobrevivencia. Individual, obvio, pero sobre todo colectiva.

Hay una ofensiva de aniquilación desde los Estados coloniales. Y no me refiero a los tradicionales, a los de hace quinientos años. Me refiero a los de hoy, a los nuestros, a los latinoamericanos, a los neocoloniales. Pretenden ser los que tienen legitimidad porque tienen el voto (justamente aquellos que sabían que la democracia no se reduce ni se limita al voto). Intentan ser los que poseen la verdad (precisamente ellos, los que sabían de la mentira, del engaño, de la estafa, de la manipulación). Quieren ser la encarnación de la libertad auténtica y verdadera (ellos, los que renegaban de los dogmas, los que reivindicaban la duda como principio de conocimiento). Sí, me refiero a aquellos que se traicionaron a sí mismos. Nuestros Estados neocoloniales nos están aniquilando, encerrando en un nuevo Gulag, asesinando en un nuevo holocausto. Pero ese Gulag no es un terreno con policías y alambres de púas y prisiones colectivas. Ese holocausto no es un horno para hacer jabón. Porque hoy la aniquilación es mucho más sofisticada. Seguir leyendo ‘El tirano colonial’

Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana 2016

•22 octubre 2015 • Dejar un comentario

luz

http://www.jalla-al.org

 

Durante todo el siglo XX la literatura latinoamericana fue construyendo nuestra residencia en la tierra. Recorriendo la distancia desde la colonia hasta la nación, peregrinando por laberintos de soledad, nuestra literatura nos imaginó. Hemos conversado en las catedrales, hemos escrito a los coroneles, hemos creído en las utopías arcaicas, nunca hemos pedido que aparten de nosotros este cáliz, siempre hemos vivido intensamente esta crónica de una vida anunciada. Pero carecíamos de algo fundamental. A pesar de que el poder de nuestra palabra producía inquisiciones y poemas humanos, el viaje a la ficción era un viaje que transcurría en cien años de soledades creadoras. Necesitábamos pensarnos en comunidad para dar gracias por el fuego.

Seguir leyendo ‘Jornadas Andinas de Literatura Latinoamericana 2016’

El tirano voraz

•21 octubre 2015 • Dejar un comentario

muñecas-andinas

Un gran escritor nos convocaba a resistir al tirano porque éste era “alguien criado en sangre, y en sangre asentado”. No sólo criado en la sangre material de los asesinados por el despotismo de su pretendida razón estatal, sino y sobre todo, asentado en la sangre política de un pueblo que resiste. Como la sangre que no se resigna a la sumisión es la raíz de un pueblo político, el tirano se ve obligado a trabajar para extirpar todos los derechos y, muy enfáticamente, los derechos con los que un pueblo construye su libertad que son, claro, los derechos políticos. Pero, y aquí radica la sutileza de un tirano astuto, su voracidad no se alimenta sobre todo de la represión de esos derechos, sino de la sumisión de un pueblo amedrentado. Seguir leyendo ‘El tirano voraz’

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.548 seguidores